Actualización: Un paso sin temor que los docentes debemos dar

Por:Guiovanna A. Álvarez Peña

En ocasiones somos los mismos docentes a quienes afrontamos con temor que el mundo pedagógico es un mundo exigente y cambiante. Nos sentimos tan cómodos en nuestra zona de confort debido a que nuestras prácticas de aula y nuestra relación con los estudiantes generan unos resultados positivos sin mayores conflictos o desafíos. Con el paso del tiempo dejamos que los docentes que han ingresado recientemente al sistema educativo sean los que aporten ideas innovadoras con respecto a las prácticas de aula, pudiendo llegar a pensar que dicha responsabilidad es sólo de ellos, debido a que, para quienes nos llamamos antiguos, nuestros métodos tradicionales han sido efectivos.

Sería posible especular que esta forma de pensar en realidad es sólo un disfraz para ocultar el verdadero miedo, temor o angustia que genera en nosotros el volver a retomar unas clases, unas responsabilidades, el destinar tiempo para cumplir con unos compromisos, el volver a consultar, indagar, el reconocer que no poseemos el conocimiento absoluto y que tenemos fallas, dentro de nuestro ejercicio como docentes. Pero ¿por qué actualizarnos? No podemos desconocer el papel transformador que ejerce el docente en una sociedad y como lo afirma Dubois (2011)

No es una novedad afirmar que el elemento clave en el proceso educativo es la actuación del docente. De nada sirven las mejores reformas del sistema, los mejores diseños curriculares, los más excelentes programas, si quienes han de ponerlos en práctica carecen de las condiciones profesionales y humanas necesarias para hacer de él, o de ella, un verdadero educador (p.68).

Para lograr este cambio en mi caso personal fue necesario experimentar una motivación, un impulso, alguien que me hiciera ver la importancia de la actualización, el explorar y conocer campos que están a la mano del docente como lo son revistas pedagógicas y científicas, los programas y actividades que ofrecen las universidades de manera presencial o virtual, los centros de compartir experiencias docentes, entre otros. Y es aquí donde mis profesores de ciencias naturales de la maestría reciben todos los agradecimientos por haberme permitido indagar y conocer tantas alternativas a las cuales podemos acceder de una manera muy fácil los docentes en la actualidad.

Fue así que con el ánimo de vincularme al mundo de la actualización y a través de la RIED (Red Interamericana de Educación Docente) me vinculé al programa llamado SCIENCE BITS, el cual está dirigido a educadores y a estudiantes entre los 10 y 16 años de edad. Las actividades propuestas por Science Bits involucran biología, química y física, enfocadas en el enseñar y aprender ciencia haciendo ciencia, lo cual los ha hecho merecedores de varios premios internacionales de educación e innovación (Álvarez, 2018).

Con base en este programa, se realizó una prueba piloto con los estudiantes del grado octavo de la Institución Educativa Departamental Pablo Herrera ubicada en Cajicá, Cundinamarca, generando un impacto positivo al poder interactuar no sólo con las diferentes actividades que proponen en el programa y su relación con situaciones cotidianas, sino también con el uso de instrumentos tecnológicos como las tabletas (tablets) y el tablero digital, elementos que en la institución están destinados para grados básicos.

El conocimiento de dicho programa fue sólo el primer paso para seguir en el proceso de actualización, puesto que la acción de indagar y buscar espacios de formación no quedó sólo como parte de un compromiso de una asignatura de la maestría. Al contrario, se convirtió en una motivación permanente que permite conocer nuevas estrategias, programas y acciones pedagógicas con las cuales se pueda mejorar el clima/el ambiente del aula.

 

En un espacio pedagógico, con pares de la institución, conocí la página web y la aplicación llamada GRADEPEN, la cual permite la creación de pruebas a través del registro de preguntas discursivas y objetivas con figuras, gráficos o ecuaciones, reutilizando preguntas compartidas por otros usuarios y/o las creadas por el propio usuario. Las pruebas pueden tener el orden de sus preguntas y alternativas de manera aleatoria, para dificultar la aparición de fraudes durante su realización.

 

Durante el proceso de las evaluaciones a través de esta aplicación a nivel de los estudiantes de grado noveno, la mejor experiencia vivida, fue el nivel de concentración que cada uno de ellos realmente se concentró en su prueba individual, evitando la observación del compañero al que consideran el “pilo” para obtener una respuesta. Otra ventaja de la aplicación fue la corrección de las preguntas objetivas de manera automática, utilizando la cámara de un dispositivo y, además, permitiendo una realimentación de la prueba. La experiencia fue compartida en la institución, alcanzando una respuesta positiva por parte de algunos docentes que empezaron a utilizarla. Sin embargo, aún hay docentes reacios a vincularse a este tipo tecnología.

Como complemento de la aplicación GRADEPEN, la experiencia en la exploración de BRAINPOP permite conocer recursos curriculares animados que son llamativos para los estudiantes, material de apoyo para los maestros que ayudan a potencializar el conocimiento. Este programa ofrece recursos para diferentes asignaturas como ciencia, ciencias sociales, matemáticas, salud, español, tecnología, artes y música. En cada una de ellas los temas van acompañados de un video o película animada apoyada en un cuestionario, actividades y experimento.

Por otra parte, existe la aplicación llamada ANATOMY LEARNING, diseñada para facilitar el aprendizaje de la anatomía humana. Se apoya con modelos en 3D y cuenta con herramientas que facilitan el aprendizaje.  Además de los programas mencionados anteriormente, existen innumerables aplicaciones que se convierten en herramientas valiosas para el desarrollo de nuestra actividad pedagógica.

Finalmente, lo que pretendo a través de este escrito, además de compartir mi experiencia, es formular una invitación para que los docentes nos atrevamos a superar los miedos a la innovación educativa, a creer en nosotros mismos y a aceptar que somos capaces de asumir nuevos desafíos, sin temor a la edad, o al tiempo que hemos dejado de ejercer nuestro papel de estudiantes. A continuación, presento algunos enlaces de interés:

Anatomy learning: http://anatomylearning.com/es/

BrainPop: https://esp.brainpop.com/

Gradepen: https://www.gradepen.com/avaliacoes.php

Science Bits: https://science-bits.com/es/

 


Referencias.

Álvarez, G. (2018). Actualización docente: Un camino por recorrer con Science Bits. Cuestiones educativas. Universidad Externado de Colombia. http://cuestioneseducativas.uexternado.edu.co/actualizacion-docente-un-camino-por-recorrer-con-science-bits/

Cebrain, M. (1997). Nuevas competencias para la formación inicial y permanente del

profesorado. Edutec revista electrónica de tecnología educativa.6(1), 31-38  núm. 6.

Dubois, M. (2011). La lectura en la formación y actualización del docente:

comentario sobre dos experiencias. Universidad de Los Andes Venezuela.15(12), 66-68.

Horruitiner, P. (2012). El modelo de formación. Recuperado de

http://roa.ult.edu.cu/bitstream/123456789/3719/3/DC_Horruitiner.pdf.

International Science Teaching Foundation. (2018). Lecciones multimedia de ciencias para la

educación secundaria. Recuperado de: http://www.science-bits.com/es/

Ministerio de Educación Nacional. (s.f.). Formación y capacitación docente. Recuperado de:

https://www.mineducacion.gov.co/1621/article-80272.html

 

* Guiovanna Álvarez Peña

Magister en Educación – Universidad Externado de Colombia

Licenciada en Biología – Universidad Distrital Francisco José de Caldas

Especialista en Educación en Tecnología – Universidad Distrital Francisco José de Caldas

Docente IED Pablo Herrera (Cajicá, Cundinamarca)