Blog de la facultad de Ciencias de la Educación

23 de abril de 2018

La lectura, escritura y oralidad: acciones que llenan de vida a la ciudad

La red de bibliotecas distritales BibloRed, ha logrado llegar a diferentes territorios de Bogotá, en donde la lectura, la escritura y la oralidad hacen visible procesos de transformación social, a partir del valor que cada ciudadano encuentra y reinventa en la palabra. Las bibliotecas públicas se han ido configurando espacios que conducen a las diversas comunidades hacia un espacio de encuentro con lectura, escritura y oralidad, a partir del préstamo de material bibliográfico, sonoro audiovisual, el acceso rápido a la información, el asesoramiento eficaz, ayuda para la autoformación, un ambiente agradable, un lugar de socialización y encuentro, un espacio abierto a la vida cultural  del Distrito, siendo las experiencias literarias de animación lectora como los columnas en todos estos procesos

“…no es tanto cómo podemos “construir” lectores, (..) sino más bien cómo la lectura ayuda a las personas a construirse, a descubrirse, a hacerse un poco más autoras de su vida, sujetos de su destino, aún cuando se encuentren en contextos sociales desfavorecidos. Se trata de describir de qué manera, apropiándose de textos que ustedes editan, o de fragmentos de textos, hay niños, niñas,  adolescentes, mujeres, hombres, que elaboran un espacio de libertad a partir del cual pueden darles sentido a sus vidas, y encontrar, o volver a encontrar la energía para escapar a los callejones sin salida en los que estaban bloqueados.”

Michéle Petit

Wendy Prieto Ladino

Profesional de Lectura, Escritura y Oralidad

Biblioteca Pública del Deporte

La red de bibliotecas distritales BibloRed, ha logrado llegar a diferentes territorios de Bogotá, en donde la lectura, la escritura y la oralidad hacen visible procesos de transformación social, a partir del valor que cada ciudadano encuentra y reinventa en la palabra. Las bibliotecas públicas se han ido configurando espacios que conducen a las diversas comunidades hacia un espacio de encuentro con lectura, escritura y oralidad, a partir del préstamo de material bibliográfico, sonoro audiovisual, el acceso rápido a la información, el asesoramiento eficaz, ayuda para la autoformación, un ambiente agradable, un lugar de socialización y encuentro, un espacio abierto a la vida cultural  del Distrito, siendo las experiencias literarias de animación lectora como los columnas en todos estos procesos.

La promoción de lectura es un ejercicio dinámico y vivo que muestra un rostro amigable en las 22 bibliotecas que hacen parte de la Red,  las cuales están ubicadas en las diferentes localidades de la ciudad. Al hablar de la promoción de la lectura se hace mención a crear un ambiente y entorno favorables para que las personas puedan crecer como verdaderos lectores, eso implica provocar a las comunidades con material bibliográfico que sea de su interés y de calidad, vivir encuentros culturales en los que los artistas locales presenten sus obras, además de encuentros con autores nacionales e internacionales, permitiendo así vincular a los ciudadanos a ese gran mundo literario.

Al hablar de promoción de lectura es importante mencionar que en esta acción los profesionales propician un ambiente favorable en cada una de las salas de las bibliotecas distritales, para que las personas puedan tener una experiencia con la palabra y desde allí se siembre la semilla del gusto, goce y disfrute por tener en las manos un libro y así tener nuevas generaciones que disfruten de la lectura, la escritura y la oralidad.

La promoción de lectura está acompañada por ese profesional que tiene en su ser la pasión por conquistar diferentes mundos que son posibles, a medida que se crea el vinculo con el gran universo literario, este busca poner en contacto personas y lectura, personas y libros, personas y textos, es decir, esa mediación es una acción de encuentro  y exploración en la que dos o más personas crean un vínculo por medio de la lectura, la escritura y la oralidad.

El mediador, en este caso los profesionales de escritura, lectura y oralidad, comparten sus conocimientos, emociones, gustos y pasiones al otro para que pueda desarrollarse como un lector, creando ambientes donde el proponer, descubrir compartir, dialogar, facilitar, enseñar,  para hacer de la lectura una práctica habitual, cotidiana y accesible (física, afectiva e intelectualmente) para cualquier ciudadano.

En este sentido, los niños, niñas, bebés, familias, jóvenes, adultos y personas mayores aprenden a convivir con otros, a establecer y potenciar los vínculos afectivos con otros, a relacionarse con el ambiente natural, social y cultural; a conocerse, a ser más autónomos, a desarrollar confianza en sí mismos, a ser cuidados y a cuidar a los demás, a sentirse seguros, participes, escuchados y reconocidos; a hacer y hacerse preguntas, a indagar y formular explicaciones propias sobre el mundo en el que viven, a descubrir diferentes formas de expresión, a descifrar  cómo se mueve la vida, a solucionar problemas cotidianos, a sorprenderse de las posibilidades de movimiento que ofrece su cuerpo, a apropiarse y hacer suyo hábitos, a enriquecer su lenguaje y construir su identidad en relación con su familia, contexto, cuidad y país.

Atendiendo a lo anterior BibloRed reconoce la literatura como el arte de jugar con las palabras escritas y la tradición oral, lo cual hace parte del acervo cultural de la familia y del contexto de los niños y las niñas y jóvenes; la literatura favorece la equidad desde el comienzo de la vida, al ofrecer la oportunidad para descubrirse, descifrarse, expresarse, acceder a la cultura y aprender en igualdad de condiciones, ya que potencia el desarrollo emocional, cognitivo, cultural y lingüístico desde lo verbal, lo no verbal, lo escrito y las múltiples formas de comunicación.