Por una gestión educativa de calidad

Por: Oscar Alexander Rodriguez Cruz

Que difícil ha sido, en nuestro país, consolidar un sistema educativo de calidad y pensar en el enfoque basado en competencias, como aquel modelo con resultados de mejoramiento y posicionamiento a nivel competitivo internacional, cuando no se piensa ni se tienen en cuenta las realidades del contexto donde se encuentran las instituciones educativas y en especial las de carácter oficial.

Se realizan muchas veces inversiones que poco impacto tienen dentro de las comunidades y mucho menos reconocen las necesidades y expectativas de las personas, simplemente por voluntad política o sencillamente por capricho de la persona encargada de la gestión en la institución. En tal sentido, se desconoce la posibilidad de participación y toma de decisiones de los diferentes miembros de la comunidad educativa, pues no se les convoca o se tienen en cuenta.

Algo similar sucede al momento de establecer el presupuesto para la educación y la investigación de nuestro país, donde se destinan normalmente la mayoría de los recursos en la construcción de infraestructura pero desconociendo la realidad institucional, no se tiene en cuenta las necesidades esenciales y sencillamente se construyen más aulas de clase pensando en ubicar el mayor número de estudiantes posibles.

Pero qué decir de las pocas oportunidades y garantías que tienen quienes estudian en una institución educativa oficial ubicada en el sector rural, que para mejorar su calidad de vida deben dejar sus hogares y familiares para abrirse a puro pulso su porvenir y el bienestar tanto personal como familiar.

Ahora bien sería significativo realizar un ejercicio en el cual se pretendan determinar las dificultades y falencias existentes en las competencias funcionales en la gestión educativa en especial de los rectores de las instituciones educativas oficiales en nuestro país, para lo cual se hace necesario realizar el levantamiento del perfil ocupacional del cargo de rector utilizando el método del análisis funcional, entendido éste como:

Una técnica que se utiliza para identificar las competencias laborales inherentes a una función productiva. Es un instrumento utilizado para garantizar que los estándares de competencia están bien elaborados, sean claros y comparables. Es una forma coherente y sistemática de llegar a describir un perfil ocupacional por competencias. (ChileValora, 2012).

Esta herramienta permite determinar el grado de cumplimiento de las funciones establecidas en la ley por parte del rector. En tal sentido, como lo dice la Ley General de Educación, se determina el carácter de directivo docente a: “los educadores que ejerzan funciones de dirección, de coordinación, de supervisión e inspección, de programación y de asesoría, son directivos docentes” (Ley 115, 1994, art. 126).

En la gran mayoría de las instituciones educativas oficiales, la gestión educativa no puede desarrollarse eficientemente en todas las competencias funcionales determinadas dentro de cuatro áreas de la gestión institucional de acuerdo al Decreto No 3782 de 2007: directiva, académica, administrativa y comunitaria, debido a las distintas responsabilidades que debe asumir y atender el rector cotidianamente.

La normatividad colombiana le asigna un número significativo de distintas funciones al rector. De acuerdo al Decreto 1860 de 1994 en el artículo 25, le corresponde al rector del establecimiento educativo diez funciones significativas. Entre tanto la Ley 715 de 2001 en el artículo 10, menciona que además de las funciones señaladas en otras normas, tendrá 17 funciones fundamentales. Adicionalmente, el Decreto 4791 de 2008 establece cinco funciones al rector relacionadas con el Fondo de Servicios Educativos.

Como se puede apreciar existe un gran número de funciones reglamentadas en la Ley y cumplirlas a cabalidad por parte del rector diariamente en su institución educativa es realmente complicado generando distintas dificultades.

Por lo tanto, nuestro país requiere hoy de una gestión educativa de calidad, para responder a los retos y los cambios de la sociedad del conocimiento, de la democratización, la descentralización, la modernización administrativa, la revolución tecnológica y la globalización (Correa et al, 2000). En donde se requiere una participación activa de toda la comunidad en la planeación, ejecución, seguimiento y evaluación de los proyectos; de rectores líderes involucrados plenamente en los procesos; y de equipos de docentes y asociaciones de padres capaces de impulsar cambios (Colombia aprende, 2000).

En vista de que los nuevos escenarios globales inciden directamente en todas las organizaciones sociales y las obligan a transformarse de manera vertiginosa, la educación no está por fuera del alcance de estos cambios y por ello los distintos sistemas educativos del mundo se enfrentan a desafíos ineludibles, con el fin de dar respuesta a las actuales demandas sociales (Valderrama, 2007).

Finalmente, es significativo reconocer que las instituciones educativas son indispensables para el desarrollo económico y social de un país, puesto que en las escuelas se forma y prepara a las personas de las cuales depende la vida de una nación (Jiménez y Galicia, 2010).

Referencias

ChileValora, (2012). Guía de Apoyo para la Elaboración del Análisis Funcional.

Colombia aprende, (2000). Gestión educativa para todos. Recuperado de

http://www.colombiaaprende.edu.co/html/home/1592/article-227402.html.

Congreso de Colombia. (8 de febrero de 1994) Artículo 126 [Titulo VI]. Ley General de

Educación. [Ley 115 de 1994]. DO: 41.214.

Congreso de Colombia. (21 de diciembre de 2001) Artículo 10 [Titulo II]. Ley 715 de 2001. DO:

44654.

Correa, A., Álvarez, A y Correa, S. (2000). La gestión educativa un nuevo paradigma. Fundación

Universitaria Luis Amigo. pdf.

Jiménez, A. y Galicia, R. (2010). Memoria, conflicto y escuela. Voces y experiencias de

maestros y maestras en Bogotá. Bogotá:IDEP.

Ministerio de Educación Nacional. (2 de octubre de 2007). Decreto 3782 de 2007.

Presidente de la República de Colombia. (3 de agosto de 1994) Artículo 25 [Capítulo IV].

Decreto 1860 de 1994. DO: 41480.

Presidente de la República de Colombia. (19 de diciembre de 2008). Decreto 4791 de 2008. DO:

47212.

Valderrama, J. (2007). La gestión educativa hacia el mejoramiento de la calidad de la educación.

pdf.