Rúbricas para Evaluar los Aprendizajes

Gabriel José Angulo Linero

“At its most basic, a rubric is a scoring tool that lays out the specific expectations for an assignment.  Rubrics divide an assignment into its component parts and provide a detailed description of what constitutes acceptable or unacceptable levels of performance for each of those parts.” (Stevens & Levi, 2005, p. 3)

Diferentes autores (Allen [2014]; Baker [2014]; Sternberg [2014]) consideran la evaluación como un proceso sistemático, continuo e integral diseñado para monitorear y mejorar los resultados de aprendizaje de los estudiantes. En los currículos se establecen los resultados esperados de este proceso y los profesores deben evaluar dichos resultados y utilizarlos para mejorar el aprendizaje.  En este contexto, las rúbricas de evaluación de los aprendizajes proveen criterios y estándares clasificados por niveles que, mediante el uso de escalas, permiten evaluar el aprendizaje de los estudiantes. En principio, pueden ser utilizadas para evaluar cualquier trabajo académico independientemente del área de formación, tales como ensayos, reportes de investigación, portafolios, productos artísticos, y actividades grupales, entre otros.

Existen dos tipos de rúbricas: las holísticas y las analíticas. Las primeras permiten que el profesor evalúe la totalidad del producto sin juzgar por separado las partes que lo componen. Por su parte, las segundas buscan que el profesor evalúe de manera separada cada uno de los componentes del trabajo académico del estudiante y finalmente sume o promedie las calificaciones para obtener un puntaje total (Allen, 2014). Si bien hay diversas metodologías para la elaboración de rúbricas, tanto analíticas como holísticas, al elaborarlas es fundamental seguir los siguientes pasos:

  1. Determinar los objetivos del aprendizaje de los estudiantes.
  2. Identificar los elementos o aspectos a valorar.
  3. Definir en una matriz los descriptores, las escalas de calificación y los criterios de evaluación:
  • En la primera columna de la matriz se deben plasmar los criterios de desempeño específicos que se utilizarán para llevar a cabo la evaluación y asignar un valor numérico de acuerdo con el nivel de ejecución. Cada nivel debe describir los resultados esperados.
  • Por su parte, en la primera fila superior de la matriz se deben presentar la escala de calidad, con una graduación del mejor resultado posible al peor.
  1. Asignar un peso para cada criterio de acuerdo con la importancia.
  2. Hacer un pilotaje de la rúbrica y ajustarla de acuerdo con los resultados del pilotaje.

En Internet existen diversos recursos electrónicos que permiten elaborar rúbricas en línea de manera eficiente, algunos de ellos de manera gratuita, tales como los siguientes:

En 2005 los investigadores de la Universidad de Albany Heidi Andrade y Ying Du publicaron los resultados de una investigación cualitativa en la cual indagaron las percepciones y el uso dado por estudiantes de pregrado a las rúbricas de evaluación. En dicho estudio encontraron que los estudiantes usan las rúbricas para apoyar su propio aprendizaje y mejorar su desempeño académico. El estudio concluyó también que las rúbricas permiten que los estudiantes focalicen sus esfuerzos, produzcan trabajos de alta calidad, obtengan mejores notas, y sientan menos ansiedad en relación con los trabajos académicos. Asimismo, otros autores como Allen (2014) y Stevens & Levi (2005) resaltan las ventajas de las rúbricas como una herramienta de evaluación, en tanto:

  • Permiten ahorrar tiempo en los procesos de evaluación
  • Posibilitan la retroalimentación formativa de los estudiantes
  • Le dan confiabilidad al proceso de evaluación
  • Clarifican las expectativas de los estudiantes
  • Permiten la evaluación entre pares
  • Funcionan bien en ejercicios de co-docencia
  • Pueden ser compartidas entre cursos a lo largo del plan de estudios
  • Constituyen la base para la evaluación del currículo
  • Disminuyen los reclamos de los estudiantes sobre las notas obtenidas

Para sacarle un mayor provecho a las ventajas ofrecidas por las rúbricas de evaluación de los aprendizajes, es importante publicarlas con antelación a las evaluaciones, pedirles a los estudiantes que las adjunten a sus trabajos para que tengan una mayor consciencia sobre las mismas, utilizarlas para evaluar, revisarlas y ajustarlas después de usarlas.

REFERENCIAS

Andrade, H. & Du Y, (2005) Student perspectives on rubric-referenced assessment. Practical Assessment, Research & Evaluation, 10(3), 1 – 11. Recuperado de http://pareonline.net/pdf/v10n3.pdf

Allen, M. (Marzo, 2014). Using Rubrics to Grade, Assess, and Improve Student Learning. Trabajo presentado en Strenthening Our Roots: Quality, Opportunity & Sucess Professional Development Day de Miami-Dade College, Estados Unidos.

Baker, E. (2014). Learning and assessment: Twenty-First Century skills and cognitive readiness. In H. O’Neil, R. Perez, and E. Baker (Eds.) Teaching and Measuring Cognitive Readiness (pp. 53-70). New York: Springer.

Sternberg, R. (2014). A model for instruction and assessment of cognitive readiness. In H. O’Neil, R. Perez, and E. Baker (Eds.) Teaching and Measuring Cognitive Readiness (pp. 71-92). New York: Springer.

Stevens, D. D. & Levi, A. J. (2005) Introduction to rubrics: An assessment tool to save grading time, convey effective feedback and promote student learning. Stylus Publishing LLC. Sterling, Virginia.